Otras entradas

Blog

X 15/03/2017

Objetivo: la Iglesia

El odio del núcleo de Podemos y de la izquierda hacia la Iglesia Católica es precisamente lo que le impide y le impedirá en el futuro obtener una mayoría social para gobernar. Podrían simular que toleran a la Iglesia, pero sus bases los abandonarían. Así que trabajan día a día en la difamación del catolicismo. Gota a gota. Aunque a la clase política y a los fiscales les da lo mismo, eso sí es promoción del odio, y no lo del autobús de HazteOír. Para comprobarlo no hay más que buscar en YouTube vídeos de charlas de la CNT sobre la Iglesia Católica. La CNT es fundadora de la ideología podemita, la que promovió gran parte del movimiento 15-M, y su mensaje es que la Iglesia es una organización criminal, nada menos. El desarrollo de estas charlas consiste en un festival de la posverdad y hechos alternativos. Hay que tener mucho estómago para verlo.

Así como el pragmatismo es la característica principal de la derecha tradicional, el idealismo lo es de la izquierda, razón por la que no ha sabido resolver los problemas prácticos del ciudadano. De ahí los desastres económicos que se pueden comprobar en estos últimos 40 años de democracia, el más sonado el de Zapatero. Por ello también en las legislaturas de izquierda se ha legislado principalmente para lo que denominan política progresista, que consiste en dar derechos a minorías e ir en contra de valores tradicionales, de la Iglesia, de la familia, de la natalidad. La derecha, muy ocupada en sus corruptelas, se ha limitado a lo económico, que es lo que le va, a crear empleo (sin importar la calidad del mismo, ni resolver la pobreza ni la desigualdad). Mientras mantengan un mínimo de estabilidad económica y se lleven “lo suyo”, lo demás no importa. Ni defensa de la familia, ni redistribución de la riqueza, ni protección para la natalidad y la vida, ni verdadera política de derechas. Muchos votantes del PP se agarran a su voto porque piensan que así no avanza el abortismo o que se defiende a la Iglesia. Craso error: al PP le importa muy poco el aborto, sólo que continúe esa fantasía. El PP sondea cuál es el clima social y se adapta a él, porque ¿para qué quiere principios si lo que importan son los votos?

Podemos ha aprovechado la polémica (porque le privan las polémicas, son presencia en los medios gratis y propaganda electoral contínua) del autobús de HazteOír y la de la Gala Drag Queen de Las Palmas, para calzar un martillazo certero en la presencia del cristianismo en televisión: la misa de la 2. Ahora que los comentarios en redes sociales y tertulias arden contra ese ente maléfico formado por “los curas y los homófobos”, así, en una mezcla informe y sin base lógica, es buen momento para atacar. La utilización de “odio”, “fascista” y “homófobo” es clave en la dialéctica populista podemita. Se lo aplican a sus adversarios para difamarlos con total impunidad.

¿Van a resolver algún problema práctico? En absoluto. Les quitarán a miles de enfermos su posibilidad de asistir a misa por televisión cuando no lo pueden hacer presencialmente. Enfermos cuyo único consuelo sea probablemente esa palabra de Dios o ese compartir su fe que tanto ansía cualquier ser humano en la recta final de su vida. Una loable acción social, sin duda.

Esto no impide que Podemos defienda al Islam cuando la situación lo requiere. Por ejemplo en su día exigió que España pidiera perdón por la toma de Granada y otras perlas. Su relación directa con Irán y otros regímenes islámicos fundamentalistas quizá tenga algo que ver. En este vídeo Pablo Iglesias lo aclara por si no lo teníamos claro aún. Imagino que también pedirá que se quiten de la parrilla de programación de la cadena pública los espacios de evangélicos, judíos y musulmanes, pero curiosamente no ha dicho nada al respecto. Es un laicismo selectivo.

 


El Blog de Juan Presa